imagen-camp-cancer-min

Cuídate tú, y riega la voz

En octubre que es el mes de sensibilización sobre el Cáncer de Mama queremos recordarte sobre la importancia de la detección temprana. El autocuidado es una de las acciones más responsables que una persona puede implementar en su día a día ya que esta simple acción puede diagnosticar enfermedades como el cáncer de mama.
Por eso, en este mes queremos darte recomendaciones importantes sobre cómo realizar el autoexamen. Es recomendable realizarlo cada mes, una vez terminado el ciclo menstrual.

¿Cómo realizar el autoexamen?

  1. Obsérvate al espejo, con una postura recta y brazos a los lados.
    Debemos observar si los senos tienen el mismo tamaño, forma y color común. Si identificas alguna de estas anomalías es recomendable que te pongas en contacto con tu médico:
    – Hoyuelos, arrugas o protuberancias de la piel
    – Piel anaranjada, enrojecimiento o ardor
    – Un pezón que ha cambiado de posición o un pezón invertido (empujado hacia adentro en lugar de sobresalir)
  2. Acuéstate boca arriba, coloca una mano detrás de la cabeza, y presiona ligeramente el seno con los dedos del medio de la otra mano, haciendo pequeños movimientos circulares, hasta llegar al pezón. 
  3. Presiona ligeramente el pezón para asegurarte que no libere ningún líquido, este podría ser sangre acuosa, lechosa o amarilla.
  4. Presiona la axila para detectar alguna anomalía. 

¿Qué hacer si encuentras alguna anomalía?

Como primera medida, no entres en pánico. La mayoría de las mujeres tienen algunos bultos o áreas con bultos en los senos todo el tiempo, y la mayoría de los bultos en los senos resultan ser benignos (no cancerosos). Hay varias causas posibles de bultos en los senos no cancerosos, incluidos los cambios hormonales normales, una afección benigna de los senos o una lesión.

No dudes en llamar a tu médico si has notado un bulto u otro cambio en los senos que sea nuevo y preocupante.  Asegúrate de obtener respuestas. Es importante que obtengas explicación de la causa del bulto u otro cambio en el seno y, si es necesario, un plan para controlarlo o tratarlo. Si lo ves necesario busca una segunda opinión.  Cuídate y comparte la información del autocuidado con otras mujeres, la responsabilidad es de todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba